E3i
comercial
pre-auditoria
estudio
energetico
diseno del
proyecto
instalacion y
explotacion
operacion y
mantenimiento
control y verificacion
El cliente deberá identificar y contactar con una o un conjunto de ESE. A continuación se mantendrán reuniones de presentación y descripción de instalaciones con las ESE seleccionadas con el objetivo de que éstas identifiquen las medidas que pueden implantar de forma preliminar. El cliente podrá dar a conocer a las ESE sus necesidades energéticas de cara a la contratación de sus servicios y así orientarlas.
Estudio de partida de una ESE para la determinación de los servicios de ahorro energético a desarrollar, el cual seá esencial para poder determinar las oportunidades de reducción de consumos energéticos y las garantías de ahorro que propondr á la ESE al cliente. Para la elaboración del informe con las posibles medidas a implantar en el proyecto, es necesaria la recopilación previa de información asá como la realización de una visita a las instalaciones para llevar a cabo medidas in-situ. Este informe, previo al estudio de detalle, permite que el cliente esté muy involucrado en la decisión y enfoque de las medidas a implantar y que, a su vez, la ESE no pierda tiempo analizando en detalle medidas que pueden ser finalmente descartadas por el cliente.
Estudio energético y económico-financiero cuyo objetivo es analizar exhaustivamente los consumos energéticos de la instalación así como los ahorros alcanzados para la correcta implantación de las medidas ya acordadas en la Pre-auditoría energética. Este estudio puede tener una duración de 2 a 3 meses en función de la complejidad de la instalación. Los resultados del Estudio de Detalle se plasman en un informe final que se suele incluir en el contrato de servicios energéticos. Principalmente incluye la siguiente información: descripción de las instalaciones, evaluación de los consumos de energía, identificación de puntos de mejora, propuesta de medidas de mejora e incluso identificación y tramitación de subvenciones.
En el proyecto se presentarán las medidas a implantar así como los ahorros garantizados por la ESE y el estado de las instalaciones una vez finalizado el periodo del contrato. Todo ello, una vez consensuado, será plasmado en un contrato26 de servicios energéticos que firmarán la ESE y el cliente.
Una vez firmado el contrato de servicios energéticos entre la ESE y el cliente se implantarán las medidas acordadas. A continuación se listan algunas de las principales medidas:
- Medidas de eficiencia energética: iluminación/alumbrado, sistema de control de iluminación/alumbrado, climatización, motores eléctricos y procesos térmicos.
- Optimización de la factura eléctrica.
- Fuentes de energía renovable: energía solar (fotovoltaica y solar térmica), energía eólica (minieólica), energía geotérmica y biomasa. Las ESE podrán implantar las diferentes medidas de forma independiente o conjunta, en función de las necesidades del cliente o de las propias posibilidades de la ESE.
El control de la gestión energética y el mantenimiento de las instalaciones pueden constituir un requisito indispensable de la ESE para alcanzar los ahorros garantizados contractualmente. No obstante, no siempre será un servicio que ofrezca o realice la ESE. Las actuaciones se podrán realizar en equipos instalados por la propia ESE o pueden ser actuaciones independientes relacionadas con la gestión energética del edificio que supongan un ahorro añadido para el contratante. Los principales servicios que ofrece la ESE en relación con la gestión, operación y mantenimiento de las instalaciones son:
- Gestión de los suministros energéticos: consistiendo principalmente en la gestión de contratos o de la facturación de electricidad y/o combustibles fósiles. Por otro lado, también se puede encargar de la lectura de contadores así como de acometer las inspecciones obligatorias.
- Operación y mantenimiento de equipos: consistiendo en explotar los equipos de forma adecuada para asegurar los ahorros alcanzados.
- Otros servicios: adecuar los parámetros de calidad ambiental de la edificación (temperatura, ventilación, etc.), implantar buenas prácticas energéticas o dar formación a los usuarios de las instalaciones en buenos hábitos de reducción del consumo, entre otros.
Para poder determinar los ahorros de energía alcanzados por el proyecto, es necesario realizar un control de los consumos energéticos del edificio y una identificación de los ahorros conseguidos por la implantación del mismo.